index . ayuda 1 . 2 . 3 .

¡Eureka!

La ciencia no es la fuente del conocimiento. Es solo un depósito. La ecología de los ecosistemas no es una ciencia. Es su hermana opuesta. La primera particiona. Esta solo une. El espíritu en el alma no es una ciencia. Los sueños no son una ciencia, aunque la guien. Alflora

Puerto Alflora

El primer puerto sin escolleras que distingue soportes termodinámicos

A 13 días de haber abierto la nueva página pppns.com.ar, ayer 13 de Mayo del 2016 mi Querida Musa Alflora Montiel Vivero me desasna con un ¡Eureka! que me dejó toda la noche sin dormir.

No solo resolvió el problema del engarce de la canalización con el corredor Alflora que sube por la bahía, sino que también resolvió el problema de las temperaturas de la salida y lo que es aún más maravilloso, me regaló la forma de imaginar cómo desarrollar este puerto sin necesidad de tener que cargar con la escala completa del movimiento de suelos terminada. Ahora es viable ponerlo a funcionar con la mínima escala que se aprecie necesaria y con muchos menores riesgos de ver frustrados o demorados los inicios.

Así por caso, si se conformaran con 5 Kms de muelles, todo el movimiento de suelos representaría unos aprox. 100 millones de m3 a refular a una distancia promedio de 1.500 m, aceptando que parte de este volumen sea retirado por camiones y depositado a una distancia promedio de 5 Kms.

Ningún inconveniente se aprecia para hacer un tramo más pequeño de tan solo 2,5 Kms o para extenderlo a 10 o a 20 Kms.

En el anterior anteproyecto ese movimiento de suelos para 10 Kms de muelles trepaba a 1000 millones de m3 y era obligado terminarlos y transportarlos a una distancia promedio de 20 Kms antes de inaugurar usos

Por estos motivos bautizo a este puerto hoy imaginario, con el nombre de "Puerto Alflora". A ella debo, de un extremo al otro estos hallazgos, que no concluyen aquí, apreciando abrir el regalo paso a paso.

Esta misma alegría y sorpresa fue la que me movió el 15 de Agosto del 2009 a bautizar como "Corredor Alflora" al enérgico racimo de corredores de flujos apareados que ese día en que se celebra la fundación de Asunción del Paraguay me descubre cómo suben por la bahía atravesando la boca del estuario interior por la Barra del Indio y el Frente Marítimo.

Espero que si este anteproyecto es apreciado por las autoridades se invaliden las compras de suelos en las áreas involucradas con estos compromisos, para que no sean negocios para oportunistas. No sean estas tierras de cordones litorales holocénicos para hacer traducción como las adquiridas por Baez para aplicarlas luego a las presas del río Sta Cruz; que ya he reiterado 20 veces la carencia de estudios de sedimentación y la liquidación de los sistemas convectivos que hoy mueven las aguas y los sedimentos de ese río.

El Capital de Gracias de Alflora y la gratuidad de mi trabajo no sea para alimentar vivezas, sino para valorar y actuar sin demoras. Que ya habrá oportunidad de dar de comer a los privados, en consultorías, obras, instalaciones y concesiones portuarias.

Hay lugar en esos cordones holocénicos para hacer 40 kilómetros de muelles. Expropie el Estado esas tierras y luego ofrézcalas a quienes quieran invertir en prolongar esos muelles, que ya sus frutos serán necesarios para ayudar a las mudanzas de la refinerías del Dock Sur, de Campana y de San Lorenzo y entre tantas otras cosas que a poco irán descubriendo, para costear una boya de descarga en los alrededores de la rada exterior a 50 Kms del puerto.

De estas tierras tienen que salir los fondos para asistir la construcción de este puerto. De sus concesiones irá llegando el resto. No es cuestión de pedir fondos al Banco Mundial, sino, de hacer valer el origen del Capital de Gracias de este regalo amasado en la extrema pobreza. Allí hay otro Banco Mundial. Solo espera ser entendido, valorado y respetado. Eso es todo.

En adición, este mismo anteproyecto engarza mediante oportunas cajas termodinámicas con las salidas de las cuencas del Samborombón y del Salado, que así verán opciones muy enriquecidas para mejorar las soluciones que nunca han encontrado sostén de las obranzas sarcofágicas de salida.

Al igual que con el puerto, las escalas de estas intervenciones son ilimitadas. Pero ya sea en pequeña o en gran escala servirán para modelizar flujos convectivos y aprender lo que es una caja termodinámica natural y abierta y diferenciar de lo que nunca en planicies extremas será más que un sarcófago con pretensiones "hidráulicas" o caja adiabática cerrada que no mira por gradientes térmicos para orientar advecciones.

La trascendencia de este puerto excede con creces el interés general por encima del privado. Puesto que todo lo que gira alrededor de esta localización, como ya hemos expresado en el sitio pppns.com.ar está en este preciso lugar y sus entornos por completo involucrado.

Las 5000 Has previstas en la parte alta del cordón pleistocénico sirvan para fundar infraestructuras portuarias y trasladar petroqquímicas e industrias con altos compromisos contaminantes. El nivel de dispersión de miserias que regala en este punto el estuario, es incomparable. Esta sola virtud califica a esta tierra para asentamientos muy especiales.

Fruto de mirar por los enlaces de estos dos ecosistemas: el que baja por la costa bonaerense y el que sube por la bahía, ni un solo metro de escollera es aplicado. Los refulados van al Norte favoreciendo los rumbos al codillo.

Siguen gráficos de cotas de inundación dando cuenta del perfil de suelos

   
 

 

 

 

 

Desde Chascomús hasta la boca de Puerto Alflora.

La página web creada el 1º de Mayo para dar noticias del anteproyecto de un puerto en Pipinas sobre la cara Noroeste del cordón pleistocénico, dió lugar a una serie de consideraciones de riesgos y de escalas de obra.

En 13 días mi Querida Musa Alflora Montiel Vivero se ocupó de despejar esos problemas poniéndome a trabajar en la cara Sudeste del mismo cordón pleistocénico. Aquí desaparecieron todos los problemas.

Por eso le agradezco y le rindo homenaje a su pobreza bautizando con su nombre este anteproyecto.

Francisco Javier de Amorrortu, 13 de mayo del 2016